¡Por fin llegó la segunda acción comunitaria! Requieren mucho esfuerzo y mucho trabajo estas actividades, pero siempre las disfruto un montón. Es un momento en el que una parte del pueblo, viene al terreno de Hahatay a compartirlo todo: los momentos, las risas, la comida, la bebida, los bailes y la música. Es un momento de hermanamiento entre pueblos también, entre el senegalés y el español, donde varias culturas confluyen e intercambian, mientras construyen y sueñan un futuro para todos y todas. Hemos organizado además varias actividades para que estas personas puedan ayudarnos en el proceso de la construcción del centro que estamos erigiendo (el Centro Cultural Aminata). Ha habido apisonamiento el suelo del porche y el aula, el posterior rellene de grava (anterior al hormigonado final con mallazo para evitar el levantamiento del suelo), hemos plantado los primeros árboles y plantas del resultado del taller de paisajismo que realizamos hace unos días con la comunidad, los niños han construido veletas Aminata y jugado a muchos juegos para compactar el terreno, a parte también han ayudado a rellenar más botellas, lo cual les ha resultado de lo más divertido. También nuestro querido jardinero Sidi, ha estado decorando los muros del terreno con dibujos hechos de conchas marinas, ¡está hecho todo un artista!. La fiesta terminó con canciones y bailes en honor a Aminata (Nerea), porque donde quiera que estés, sabemos (sé) que estás muy orgullosa de lo que estamos haciendo. Es increíble lo que has conseguido hacer, incluso tras tu marcha.

Tras la pequeña resaca de la tarde comunitaria, tocaba volver al trabajo. Con el segundo grupo de voluntarios se ha conseguido, prácticamente, acabar el banco perimetral del aula de botellas y se han comenzado a construir las ventanas. Además, se ha terminado de construir la estructura de la cubierta de paja, nuestro querido Lamine ha sido el encargado de estar, a veces a pleno sol, montándola. Es cierto que surgen muchos miedos e incertidumbres cuando trabajas aquí. Esta semana, hemos tenido a Lamine y otros compañeros encaramados al edificio, sin ningún tipo de arnés y ni protección. Algo así sería impensable en España, es impensable en mi interior también y me genera una sensación nefasta por relativizar la seguridad de estas personas, al igual que se hace en el país en general. “Aquí se hace así”, es una frase que a veces no vale para acallar esa voz que pasa miedo cuando Lamine o Galai están en alto. Espero que el tema de la seguridad, y los riesgos en el trabajo, sea algo a lo que pronto se le dé un poco más de importancia. Ya les he pedido que tengan extremo cuidado, de manera contundente, pese a que se reían un poco de mi miedo por su integridad. “Ne te inquiète pas, ne te inquiète pas” me dice Galai.

Una buena noticia de estos días ha sido el inicio de la construcción de las cerchas de nuestro Centro Cultural. Ha costado mucho comenzar, pero trataremos de dejarlas lista lo antes posible, para empezar a cubrirlo ya y, así, no tendremos más que temer, ni con las lluvias y tormentas que nos azotan de vez en cuando. La madera es un material bastante caro aquí, hemos de tener en cuenta que es un área algo desértica, así que la traen de Costa de Marfil. Debemos ser muy precisos tanto en la cantidad como en la ejecución de las cerchas, es una parte muy importante del edificio, que garantizará la estanqueidad y la permanencia del mismo.

Algo muy curioso de esta semana fue el descubrimiento del “evento” de la circuncisión de los niños aquí. Los disfrazan con una túnica blanca y negra con capucha, y llevan consigo un palo largo. Van muchos en grupo, con otros amigos que los acompañan y se pasean por el pueblo. También hay una celebración en casa con la familia. Ha sido realmente llamativo pensar en que esta práctica, a parte de ser extendida a todos los niños, no solo a los que la necesitan desde el punto de vista sanitario, también se celebre de esta forma. Muy curioso.

Por último, ayer tocó despedida del segundo grupo de voluntarios y ya están en ruta el tercer grupo.

¡Legui legui! Os seguimos informando.

One thought on “Ha costado pero…¡por fin podemos empezar a cubrir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *