Han comenzado las lluvias con bastante fuerza, tanto es así que, muchas veces, tenemos que salir pitando cuando empiezan a asomar porque el camino de vuelta es bien difícil (se debe hacer por la rivera de un río que cada vez tiene más agua…). Ayer, sin ir más lejos, el coche se quedó anclado en el barro mientras caía una tromba de agua tropical. El coche no iba ni para adelante, ni para atrás, así que el chófer decidió meter el 4×4, pero viendo que tampoco iba de manera manual, salí en pleno chaparrón a bloquear las ruedas… tampoco funcionó. Así que allí me ves a mí gritándoles a todos que salieran del coche para empujar, mientras la lluvia silenciaba mi voz. Con mucho esfuerzo, ayudando con piedras, probando hacia atrás y hacia adelante, empujando como si no hubiera un mañana… conseguimos sacar el coche de las arenas movedizas donde se había metido. Estábamos todos hechos una sopa, con el agua calada hasta la ropa interior, pero nos dio por reír a carcajadas, porque entre todos habíamos conseguido sacar el coche del barrizal y podíamos proseguir el camino.

Han sido semanas de duro trabajo y de grandes dificultad, no solo por la lluvia. El cemento que nos habían vendido (más de 1.000 sacos) no era de buena calidad, como así se demostró con un estudio realizado en una empresa bastante prestigiosa de la capital haitiana. Así que hemos negociado con la empresa para su cambio por otro de mayor calidad y eso ha hecho que hayamos tenido que re-organizar los calendarios y cronogramas. Por consiguiente, estas semanas hemos aprovechado para iniciar los trabajos de implantación y cavado de la cimentación en Thiotte (donde realizaremos el segundo Comité Local), además de haber casi finalizado los 250 metros lineales de valla perimetral de piedra de la Escuela Nacional de Tavette. ¡¡250 metros lineales de un muro de unos 60 cm de altura!!. Toda esa piedra la hemos recogido gracias a la ayuda de la comunidad, en sucesivas jornadas comunitarias que han sido todo un éxito, no solo por la recogida de material, sino también por las relaciones que establecemos con ellos y la implicación de la misma en el proyecto de SU ESCUELA, la escuela de sus hijos, que es algo fundamental para cualquier proyecto de cooperación, la apropiación por parte de los beneficiarios.

Hoy hemos recibido la buena noticia que el cemento nuevo, y el test realizado, son de buena calidad y resistencia, así que la semana que viene podremos continuar con el levantamiento de los edificios previstos. Esta semana estamos terminando el vallado perimetral (ya con la parte metálica superior, postes y rejilla) y el cavado de la fosa séptica, ¡que no es cosa menor!

En el lado más personal, Haití no deja de sorprenderme y acogerme desde que aterricé. Sé que podría vivir aquí durante mucho más tiempo, os invito verdaderamente a conocer más sobre este país y su gente, merece mucho la pena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *