Decir adiós, para volver a reencontrarse…

Invalid Displayed Gallery

 

Pese a estar en plena época de lluvias, éstas nos están dando una tregua. Se debe tener muy en cuenta que en lugares tropicales la climatología es bastante distinta a lo que estamos habitados en Europa, en mi caso en España. El año se divide en dos partes, la época de lluvias y la época seca. Las temperaturas varían en un rango menor al que estamos acostumbrados, no existe un invierno o un verano como tales. Lo que sí os recomendaría, si tenéis opción, que no ha sido nuestro caso, es que evitéis construir durante la época de lluvias, sobre todo si vais a levantar muros de adobe (tierra), ya que la posibilidad de la caída de una tromba de agua os tendrá en un sin vivir continuo. Recuerdo momentos en mi anterior aventura en Camerún, donde había noches que no pegamos ojo, pensando que se inundaría la escuela… hasta que un día nos vimos con una riada que se dirigía directamente hacia los cimientos de nuestra escuela. ¡Cómo íbamos a saber que eso ocurriría! Es fundamental contar con una contraparte (equipo local), que te asesore de este tipo de temas. Nosotros allí, pese a que la teníamos, no fuimos avisados y tuvimos que trazar un canal perimetral para salvar nuestros cimientos.

Seguiremos mirando al cielo con cuidado y cubriendo muy bien nuestro edificio J

Ya se han ido los primero voluntarios del primer turno. La fiesta de despedida que organizó el pueblo de Gandiol en su honor, fue todo un éxito. Hubo una batucada y bailamos hasta que nos dolían los pies. También un grupo de tres bailarines, ataviados con vestimentas tradicionales, nos deleitaron con danzas tribales senegalesas, e incluso nos sacaron a bailar con ellos. De alguna manera, su forma de bailar me recordaba, al flamenco. Se movían según la percusión y aunque, en un principio, pudiera parecer que no seguían ningún orden en particular, lo hacían, como los 12 tiempos de una soleá o unas bulerías o los 4 de unos tangos. Ellos conocen los tiempos de cada uno de los ritmos que tocan, y los bailan como si no fuera a salir el sol. Una gozada a todos los niveles.

El segundo turno ya está aquí, ayer mismo les recibimos. Lo que tienen ambos turnos en común, es la sonrisa de la gente, fiel reflejo del significado de la ONG con la que vienen a trabajar “Hahatay”, que significa reír a carcajadas. Personas con ganas de aprender e intercambias costumbres y formas de ver la vida, con edades muy variadas y backgrounds muy diferentes. ¡Un gustazo! ¡Bienvenidas y bienvenidos!

¡Notición! Mañana empezamos ya a construir las cerchas para sujetar la cubierta del primer edificio de nuestro precioso Centro Cultural, no os lo perdáis, ¡seguidnos, que está quedando precioso!

Mientras, nos relajamos en el Zebra Bar, jugando con los niños y regando nuestro árbol Aminata. Os dejamos también algunas vistas de este paraíso llamado Gandiol.

Hasta pronto J