La intensidad de este rincón del mundo

Invalid Displayed Gallery

Da igual cuantas veces te lo propongas, normalmente no vas a llegar a tiempo y vas a tener que apretar los dientes… Dos o tres meses son poco para construir edificios en cualquier lado del mundo. Evidentemente, en este tipo de contextos, también. Hay tantos factores que pueden irte en contra, que por supuesto, no llegarás a conseguir todos los objetivos que te planteabas, felizmente, antes de llegar… incluso un año antes de llegar. Eso aunque crea algo de frustración, es normal y hay que asumirlo. Como ya he dicho más de una vez, África subsahariana tiene sus ritmos.

Hace un mes se decidió que se levantaría primero solo uno de los edificios. Esto nos permitiría poder usarlo de almacén, mientras se levantaba el siguiente. Aún seguimos con el edificio primero sin cubrir, a falta de un mes para la vuelta a España. Hace una semana vimos claro que tan sólo podremos finalizar la mitad (un poco más porque hicimos la cimentación del segundo) de lo propuesto. Vamos a construir el módulo 1, la Administración del Centro Cultural… a la par que los voluntarios y las voluntarias de Hahatay cubren el aula de botellas. Puede parecer poca cosa para un verano, os aseguro que ha costado, a veces mucho, llegar hasta aquí, pero lo hemos disfrutado.

Aún así vamos por el camino de realizar dos acciones conjuntas con la comunidad. Esta semana hemos estado preparando la segunda, que será sobre paisajismo. Junto a los habitantes de Gandiol hemos realizado el plan, hemos decidido cuáles son las especies más apropiadas para el terreno y las hemos colocado en un plano. ¡Ya tenemos todo listo para empezar a plantar cuanto antes! Será genial cuando el terreno luzca más verde, a parte de proveernos con algo de sombra, que a ciertas horas del día no viene nada mal.

También se han realizado otros talleres desde Hahatay: un taller de cocina senegalesa, bailes, actividades infantiles y talleres multiculturales. Hemos discutido sobre la realidad del país y hemos sabido de primera mano, qué sienten los jóvenes del pueblo al respecto. Son talleres muy enriquecedores, que han tenido muy buena acogida por ambas partes.

Hemos tenido la suerte de contar con la visita de un experto en cuanto a la “Langue de Barbari”, una lengua de mar que han abierto, en 2003, para “salvar” la ciudad de Sant-Louis de una posible inundación, y que ha originado un desastre natural en los pueblos colindantes, como es el caso de Gandiol. Esto ha hecho que la pesca y la agricultura de la zona se vayan al traste debido a la salinización del agua, y ha provocado la huida masiva a otros países, sobre todo de los hombres de cada familia, en busca de una vida mejor.

Seguimos adelante, pese a que las cerchan aún no han comenzado por problemas variados de suministro y desacuerdos entre todas las partes que formamos el proyecto. Ya hemos tomado una decisión conjunta y procederemos a partir del lunes a construirlas por fin. Ya os contaré qué tal!!

Quería, por último, felicitar desde aquí a mi fantástica Elena en el día de su cumpleaños 🙂

¡Bachicanán!