¡La cuenta atrás! La semana del vértigo.

Ha llegado. La última semana ya está aquí y, como siempre, nos ha pillado en plena faena y “con estos pelos”. Digamos que, dentro de nuestra cabeza occidental, cuadriculada, los plazos se cumplen a rajatabla y nosotras volvemos a casa con la tarea terminada. Sin embargo, en mi corta y humilde experiencia en cooperación, jamás fue así. Siempre nos hemos visto las últimas semanas,  con ritmo frenético tratando de dejar listo al menos la parte estructural y más técnica. Siempre los acabados y temas más visuales, han sido terminados por la contraparte y los trabajadores y voluntarios locales. Esta vez será también así. Aunque ya tenemos las cerchas montadas, y preparados los andamios, por causa de la lluvia ha sido imposible empezar a colocar los montantes en los muros… ¡¡así que esperemos que hoy el tiempo nos dé una tregua y podamos empezar a montar!! Enviadnos energía positiva, ¡por favor!

El aula de botellas está ya cubierta por completo. Zalle, el experto en cubiertas de paja, ha hecho un buen trabajo, muy artesanal como todo aquí. Los voluntarios y las voluntarias del tercer grupo están ayudando a finalizar el suelo del aulas y los alrededores, el parque infantil y los caminos que llevan a él. Se está siguiendo la filosofía Hahatay, con uso de material reciclado (botellas de plástico, neumáticos…etc), para la delimitación de espacios, la formación del suelo y demás elementos ornamentales y arquitectónicos. Esto ayuda no solo a darle un uso a esos materiales de desecho, sino que a la par creamos conciencia respecto al cuidado del medioambiente en Gandiol. ¡Buen trabajo!

Una feliz noticia que nos ha sonreído estos días ha sido el inesperado nacimiento de tres pequeños perritos. Nuestra querida perra Casse ha sido mamá. La pobre ha estado unas semanas muy extraña, pero al no tener mucha barriga, ha pasado totalmente desapercibido el hecho de que estaba embarazada. ¡Qué sorpresa al despertar y encontrarla con los tres pequeños!

Ya empezamos a despedirnos, a echar de menos los momentos con las personas que nos han ayudado a levantar este sueño compartido. Qué experiencia tan bonita con todas estas personas. Muchas gracias, ¡¡Jerejef!!