La celebración del fin del Ramadán

Por la mañana terminé de redactar un email con algunos temas que aún están por limar en cuanto a la cubierta y muros del edificio. Quería poder enviarlo para recibir el “feedback” de las personas que trabajan con nosotras desde España, para poder cuanto antes cerrar ciertos temas y seguir avanzando.

Hoy hemos celebrado con toda la familia el fin del Ramadán. Sorprende la cantidad de personas que forman parte de esta preciosa familia pero, sobre todo, la enorme cantidad de niños y niñas. Es una maravilla estar rodeada de tanta risa y tantos juegos. Hemos comido todos juntos de los mismos platos, deliciosa comida compartida en un espacio exterior junto al mar. Una delicia.

Después han llegado también unos amigos toubabs (blancos), hemos agarrado la guitarra y un tambor y hemos puesto rumbo al bar “Zebra”, del cual ya me habían hablado. Jamás podría imaginar que fuera tan bonito ese lugar. Todo lleno de vegetación y un edificio con un torreón, de vistas alucinantes. Un montón de sillones y hamacas repartidas por doquier, futbolín (un tanto oxidado), tirolina y demás entretenimientos, que hemos disfrutado durante toda la tarde.

La verdad que estos días han sido de lo más ocioso, con algo de trabajo entre evento y evento. ¡Estoy deseando empezar ya a levantar esos preciosos muros de adobe que encerrarán nuestra escuela, y documentarlo para que podáis ver cómo suben hacia arriba!

Buenas y cálidas noches desde Gandiol, con el sonido de las olas del mar de fondo.

Ana Martín.