Aprendizajes

Mañana de reuniones respecto a lo que serán los Campamentos de Hahatay. Nosotras mientras hemos estado pensando en cómo abordar ciertos aspecto logísticos tras el sábado, que tendremos una acción conjunta participativa con la población de Gandiol.

Después hemos ido a comprar el pan y, por fin he podido caminar algo más por el poblado. Me han enseñado las tiendas principales de la calle central de Gandiol. Se nota que los niños han terminado el colegio. Estaban todos bajo los pocos árboles de la zona. El sol quemaba el alma. Al llegar a la panadería nos han dicho que lo habían vendido todo. Se ve que Lainé, el panadero, tiene encargo de guardanos siempre el pan… pero si llega gente que necesita pan, se lo vende igual. Él sabe que somos previsores y lo congelamos también, así que nunca estamos sin pan. Después, él nos recompensa regalándonos un par de barras de más.

Hoy he aprendido mis primeras palabras en Wolof. Aquí no todo el mundo habla francés, sobre todo los niños pequeños, así que toca ponerse las pilas. Además, en Gandiol, y me imagino que en Senegal en general, sus habitantes están muy orgullosos de su lengua, e intentan siempre que al menos “chapurrees” algo para ellos. Ya os iré contando mis avances.

 

Ana Martín.